CANTV y la Responsabilidad Social

 

Autores

María H. Jean

Patricia Márquez

Escuela

IESA Venezuela

Año de publicación

2007

En octubre de 2004, la Compañía Anónima Nacional de Teléfonos de Venezuela (CANTV) era la empresa de servicios más importante del país. Contaba con 9.800 empleados, ventas anuales de Bs. 3.191 millardos (US $1.662 millones a la tasa oficial), 2,7 millones de líneas en servicio de telefonía fija, 2,7 millones de clientes de telefonía móvil, 231.938 clientes de servicios de acceso al Internet, 92.011 teléfonos públicos instalados en todo el territorio nacional y 45.077 teléfonos residenciales de telefonía inalámbrica. CANTV era además la única empresa en Venezuela que cotizaba tanto en la Bolsa de Nueva York como en la Bolsa de Valores de Caracas. Luego de ser monopolio del Estado desde su fundación en 1930, la empresa fue privatizada en 1991. A partir de los años noventa encaraba una creciente competencia, en un mercado con precios regulados en el servicio residencial, inflación de dos dígitos y deterioro acelerado del poder adquisitivo de los consumidores. Para enfrentar la caída en sus ingresos (por tres años consecutivos a partir de 2001, con leve recuperación en 2004), la empresa concentró sus esfuerzos en la reducción de costos, así como en la introducción de nuevos servicios, tales como telefonía celular prepagada y servicio de Internet en banda ancha.

El caso plantea el reto de trazar una estrategia de responsabilidad social para una empresa latinoamericana grande, de capital abierto, que opera en un entorno de inestabilidad política, volatilidad financiera y creciente pobreza. Gustavo Roosen, Presidente, pensaba que CANTV debía proyectar una imagen de “empresa amistosa y grandiosa” entre sus stakeholders (clientes, gobierno, proveedores, entre otros). El objetivo era que el portafolio social estuviese alineado con una imagen de empresa generadora de valor social (amistosa) y valor económico (grandiosa).

El caso ha sido preparado para cursos en responsabilidad social empresarial a nivel de postgrado y de formación ejecutiva. Además, podrá utilizarse en cursos de empresa y sociedad, estrategia, liderazgo, cambio organizacional y ética empresarial.